Tips para ahorrar a corto, mediano y largo plazo

Tips para ahorrar a corto, mediano y largo plazo

El tema del ahorro personal siempre dará de qué hablar y es que muchas veces no sabemos cómo iniciar a ahorrar o qué necesitamos para despedirnos de esos gastos que nos consumen nuestra quincena.

Anteriormente te compartimos algunos consejos para hacer un presupuesto personal. Ésta será la base de tu ahorro y es el primer tip que te damos: Realiza uno; ahora bien, debes definir si ahorrarás a corto, mediano o largo plazo.

El segundo tip es elegir el tipo de ahorro, pero ¿sabes cómo elegir el que te conviene más? Aquí te decimos las principales diferencias: En primer lugar, el tiempo en el que se cumplirá define el periodo. La cantidad de dinero destinada a cada una, influye también en el plazo a cumplirse y finalmente el tipo de objetivo al que se desea llegar con ese ahorro.

Si no tienes tus objetivos bien definidos, ahorrar no servirá de nada, pues te costará demasiado trabajo y lo más seguro es que no alcances la meta que te pusiste, es por eso que te explicaremos qué hacer en cada tipo de ahorro.

Corto plazo

Cuando tu objetivo es menor o igual a 1 año, tu ahorro es de corto plazo. Por ejemplo, si quieres irte de vacaciones, renovar tu hogar o consentir a una persona querida. Para llegar a tu meta es importante que cuides bien tus gastos, pues los imprevistos serán tu mayor enemigo, pues en este tipo de ahorro, cada peso cuenta para cumplirlo lo más pronto posible.

Mediano plazo

Si tu objetivo va de 1 a 5 años, es decir que no planeas usar ese dinero hasta cumplido ese periodo, tu ahorro es de mediano plazo. Por ejemplo, si quieres iniciar un negocio propio o comprar un automóvil que terminarás de pagar en ese plazo. Es muy importante que el dinero que estés destinando para tu objetivo no lo toques hasta que concluya el periodo.

Largo plazo

Ahora bien, si tu ahorro es para objetivos que piensas lograr en 5 años o más, se trata de un ahorro a largo plazo. Los ejemplos más claros son el dinero para tu retiro, el pago de la universidad de tus hijos o comprar una propiedad. Este tipo de ahorro requiere una planeación detallada y sobre todo una proyección realista. No olvides que este dinero no lo puedes usar para emergencias o imprevistos.

Ahora que ya sabes cuáles son las características de estos plazos, elige el que se adapte mejor a tus necesidades y comienza a elaborar tu plan para cumplir tus objetivos. Recuerda que siempre te puedes apoyar de nosotros, si necesitas un préstamo y trabajas en el sector público, te ofrecemos desde $3,000 hasta $300,000 solo haz clic aquí.

Finalmente, ten en cuenta que el plan de ahorro que elijas dependerá de tu capacidad financiera y sobre todo de tus proyectos y objetivos que tengas en puerta. Planifica bien todo, dale seguimiento a tu plan y verás que será muy sencillo alcanzarlo. ¿Cuál crees que es el mejor plazo para ti?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda?